Chorro de agua abrasivo

El proceso de chorro de agua abrasivo utiliza una corriente de agua a alta presión, junto a un material abrasivo para erosionar una línea estrecha en el material de partida. Ante esto, se entiende que el uso del chorro de agua abrasivo es esencialmente un proceso de erosión acelerado. El agua a ultra alta presión se dispara a través de un orificio de rubí o diamante hacia una «cámara de mezcla» que crea un vacío y atrae arena granate a la corriente de agua.

Esto significa que el chorro de agua abrasivo es una herramienta de corte extremadamente potente y versátil, que se utiliza en todo el mundo para una amplia gama de aplicaciones de corte.

El proceso con el chorro de agua abrasivo se utiliza para tratar materiales duros que no se pueden cortar solo con agua y en donde la boquilla de agua se reemplaza por un cabezal de corte abrasivo. La corriente de agua a alta velocidad crea un vacío que atrae el abrasivo hacia una cámara de mezcla, produciendo un chorro de abrasivo potente y coherente. Este proceso es ideal para cortar cualquier material en forma de láminas o losas, incluidos acero dulce e inoxidable, aluminio, láminas de metal, materiales compuestos, piedra decorativa, cerámica sintética y vidrio.

    Por otro lado, el corte con chorro de agua abrasivo se diferencia al corte con agua pura ya que este se utiliza en materiales más blandos como el caucho, espuma, juntas, cuero, textiles y alimentos.

    Los fabricantes descubrieron el método de corte con chorro de agua abrasivo en la década de 1980. En ese momento descubrieron que agregar abrasivos al chorro de agua era una buena manera de mejorar su capacidad de corte, y esto dio lugar a una nueva lista de aplicaciones de chorro de agua. Los chorros de agua abrasivo siguieron los mismos principios operativos que los chorros de agua pura, sin embargo, su proceso difiere debido a la introducción de partículas abrasivas como el granate. El granate mezclado con una corriente de agua a alta presión puede erosionar prácticamente cualquier material en su camino con precisión y velocidad, ocasionando un excelente avance para la industria.

    El corte por chorro de agua abrasivo no deja residuos peligrosos y permite el reciclaje de chatarra. Además, este proceso permite utilizar muy poca agua al tiempo que puede cortar casi cualquier material.

    Asimismo, el corte por chorro de agua abrasivo genera poco o ningún calor, por lo que los materiales sensibles permanecen intactos, siendo muy útil en la perforación de agujeros o formas intrincadas.

    Al seleccionar el corte por chorro de agua abrasivo se puede trabajar en cavidades que son inaccesibles a través de otros métodos, dejando un daño mínimo.