CORTE ABRASIVO POR AGUA, EL SISTEMA DE CORTE DEFINITIVO

Sin duda uno de los sistemas de corte más usados en la actualidad

Hace años que en el sector industrial el corte abrasivo por agua de objetos, materiales y piezas se ha convertido en uno de los más usados gracias a sus ventajas, que impactan positivamente en la reducción de costes, incremento de la eficiencia y calidad de su taller.

Si echamos un vistazo a esta tecnología, comprenderemos mejor las ventajas que puede aportar al mercado.

El corte por chorro de agua comenzó su andadura en la industria a principios de la década de los setenta, cortando materiales más bien blandos como por ejemplo el cartón.

No fue hasta mediados de la década de los ochenta, que el equipo liderado por el Dr. Mohamed Hashish inventó el corte abrasivo por agua, añadiendo abrasivo al agua a presión y expandiendo así las capacidades de esta herramienta para cortar materiales cada vez más duros.

¿Cómo es su funcionamiento?

Es un sistema de funcionamiento bastante sencillo en cuanto a su base; una bomba de agua impulsa la mezcla hasta un pequeño cabezal de corte por el que sale a presión contra el objeto o material que se quiera cortar.

En la actualidad, las bombas trabajan a presiones nominales de entre 4100 y 6500 bar.

Para hacer una sencilla comparación y hacernos así una idea, la presión del agua en la mayoría de los hogares es de unos 4 bar y en una manguera de bomberos de unos 14 bar. En la máquina de corte abrasivo por agua, el agua llega a presión al cabezal de corte a través de conducciones de ultra-alta presión. 

En el cabezal de corte, una válvula de corte accionada neumáticamente hace que el agua pase a través un orificio de pequeño diámetro, creando así un flujo de agua supersónico.

Esta elevada presión se traduce en una velocidad increíble, de forma que es esta presión convertida en velocidad lo que consigue el efecto cortante de este sistema. 

Cuanto mayor es la presión, lógicamente, mayor es la velocidad del flujo. Siguiendo con la comparativa anterior, el agua corriente que sale de un grifo a 4 bar de presión se desplaza a 103 km/h. A 6500 bar, la potencia máxima con la que suelen operar las máquinas del sistema de corte abrasivo por agua, el chorro de agua se desplaza a casi 4000 km/h, más de tres veces más veloz que la velocidad del sonido.

Lógicamente, esta increíble tecnología ha ayudado a erradicar los vapores y gases nocivos que se desprenden en otros procesos, convirtiéndose en la tecnología más segura usada para cortar objetos, materiales y piezas. Si a ello le sumamos la precisión y finura en el acabado, entenderemos porqué es cada vez más usada y valorada en el sector industrial.