Corte por chorro agua

El corte por chorro de agua es un proceso de corte de material muy popular debido a los beneficios que presenta. Funciona con un chorro de agua a alta presión con o sin abrasivos.

Su principio es muy simple: el agua golpea la superficie a alta velocidad lo que provoca la remoción de material y lo separa. Para generar el chorro de agua a alta presión requerido, una bomba de alta presión lleva el agua y la dirige al cabezal de corte. El chorro de agua separa las partículas de material cerca de la superficie y provoca un proceso de corte sin calor mientras el agua con un diámetro de chorro de 0,1 a 0,5 milímetros sale de una fina abertura de boquilla en el cabezal de corte.

Dependiendo de la naturaleza del chorro de agua y de la dureza y espesor del material, se pueden lograr diferentes velocidades y profundidades de corte.

Por otro lado, dependiendo del material a cortar, el agua también se puede mezclar con un abrasivo.

El corte por chorro de agua es un proceso versátil que puede ser aplicado en una gran variedad de materiales. Además, presenta un corte con una alta precisión, con bordes lisos que no requieren ningún proceso posterior.

Con el corte por chorro de agua no se utiliza calor, lo que es beneficioso ya que evita que se presenten cambios extras en el material y también es más seguro para los operadores.

A esto se suma que el proceso es respetuoso con el ambiente y el agua que se utiliza es reciclable.

    Se pueden distinguir dos procesos en el corte por chorro de agua. El corte se puede realizar con agua pura o con agua mezclada con abrasivo.

    El corte por chorro de agua con agua pura es principalmente adecuado para cortar materiales blandos como alimentos, espumas, papeles o plásticos. En el sector de la alimentación, por ejemplo, se utiliza para cortar quesos, frutas o verduras. Los materiales plásticos pueden ser láminas. Otros materiales pueden ser alfombras, textiles, materiales fibrosos o materiales aislantes. El proceso es muy respetuoso con el medio ambiente porque utiliza agua pura y reciclable y el agua no contamina la comida durante el corte.

    En el corte por chorro de agua abrasivo mezcla un material duro y en polvo con el agua. Como agentes abrasivos se utilizan materiales como el granate o el corindón. El corte abrasivo es más adecuado para materiales duros como metal, acero, piedra, mármol, cerámica, vidrio, grafito o laminados.