Existen dos tipos de métodos de corte por chorro de agua, corte por chorro de agua puro y abrasivo. La diferencia es que el corte por chorro de agua pura se utiliza para cortar materiales blandos como espuma o papel utilizando únicamente el chorro de agua para cortar. Mientras que, para el abrasivo, se agrega una sustancia a la corriente de agua que ayuda al corte, un abrasivo granular que acelera la potencia de la corriente de corte, lo que permite que el proceso se realice fácilmente en materiales duros como metal o cerámica.

El corte abrasivo es cada día más popular en distintas industrias por sus beneficios, que lo convierten en una de las opciones favoritas de grandes y pequeñas empresas.

Así funciona el corte abrasivo

El corte abrasivo es de aplicación versátil y se puede usar en casi cualquier material; compuestos, plásticos, metales, vidrio, piedra o roca, cerámica y caucho. Con la adición de un abrasivo granular, una máquina de corte por chorro abrasivo puede realizar cortes de calidad en materiales de hasta 200 mm de espesor. La boquilla que ajusta el chorro de agua de forma muy precisa y dirigida para que pueda cortar con precisión. Esta boquilla puede equiparse con una línea de mezcla abrasiva para mezclarla con el agua, otorgando estas capacidades extras.

Una de las principales ventajas del corte abrasivo es que no se produce ninguna zona afectada por el calor debido a su método de corte en frío. El corte en frío no solo permite cortes limpios, sino que también aumenta significativamente la seguridad de los operadores al eliminar los riesgos de quemaduras. Al no trabajar con calor, el proceso es más seguro para los trabajadores y se evitan daños a los materiales.

A través de su método de corte en frío, se puede evitar la exposición al calor, lo cual es especialmente crítico para materiales como el metal, lo que lleva a un corte fino sin distorsión en el material. Esto da como resultado un corte suave gracias al corte abrasivo.

La alta calidad del corte abrasivo asegura un resultado preciso, evitando un proceso de acabado adicional. Esto acelera significativamente el proceso de corte y ahorra tiempo y dinero, aumentando la eficiencia en general.

Además, con el corte abrasivo se selecciona una opción respetuosa con el ambiente, lo que es una preocupación cada vez más presente en todas las industrias. Con el corte abrasivo no se generan residuos peligrosos en forma de humos y gases, a diferencia de otras tecnologías de corte, lo que lo convierte en una opción segura y eficaz. El corte abrasivo combina velocidad con calidad y precisión y es mucho más versátil que su competencia tanto en los tipos de materiales como en los espesores que puede cortar.