Técnica de grabado en latón

Para conocer la técnica con la que se lleva a cabo el grabado en latón, primero debemos conocer el material del que estamos hablando. El latón se caracteriza por su color dorado, lo cual hace que se suela usar en gran medida en bisutería y elementos de decoración. Aunque lo cierto es que la gran versatilidad de este material permite su utilización en otro tipo de campos como la fabricación de alambre, tubos de condensador, terminales eléctricos, impresión de monedas, entre otros.

Este material está formado por una aleación de cobre y zinc, por un lado el cobre y por otro lado el mineral del zinc, la calumnia. En este caso, según las proporciones que se den, se pueden conseguir diferentes tipos de latón con propiedades diversas.

Propiedades del latón

Las propiedades son las que hacen posible el grabado de latón. Este material tiene propiedades mecánicas que lo hacen idóneo para deformarlo en frío, también dispone de mucha elasticidad en cuanto a la estimación en caliente. Como curiosidad, cuando se lleva a cabo grabado en latón no se producen chispas, cosa que es realmente atípica que se dé en una aleación.

En cuanto a las propiedades físicas, este material destaca por su gran conductividad térmica, así como por sus ventajas para la soldadura. Para fundir piezas hechas de este material, son necesarios moldes de arena, metálicos, gravedad o máquinas inyectores a presión.

Finalmente, sus propiedades químicas principales son las resistencia a la corrosión y que es un material que se puede reciclar. Esto lo hace un material idóneo para grifería, conducción de ruidos y en aplicaciones navales.

 

Cómo se graba en latón

Para llevar a cabo el grabado en latón se utiliza una técnica con un chorro de agua a gran presión. Esta técnica nos permite obtener una pieza con un acabado y borde totalmente lisa y a una temperatura perfecta, pudiendo estar lista para su uso sin necesidad de más procesamiento del material.

El chorro de agua es una técnica que económica que permite realizar algunos trabajos personalizados y siempre con la mayor calidad en el grabado de latón. Por este motivo, son muchas las industrias y sectores que utilizan esta técnica para llevar a cabo todo tipo de cortes y grabados en latón y otros materiales distintos cómo podrían ser la madera.

Entre sus ventajas, encontramos que se pueden llevar a cabo piezas realmente precisas y obteniendo un acabado final inmejorable, cosa que no se consigue con otro tipo de técnicas de grabado cómo sería el láser. Está técnica no quema los bordes al grabar en latón ni hace que la pieza o el entorno suban de temperatura.

Además, el chorro de agua que se utiliza para grabar en latón se controla con un sistema robótico mediante un software.