Un poco de historia sobre el corte de mármol

El mármol es una de las piedras más antiguas y hermosas y se ha utilizado con fines decorativos y funcionales dentro del diseño arquitectónico durante miles de años. Debido al esfuerzo y los gastos de extracción del material, los primeros usos del mármol fueron principalmente en el ámbito público, religioso o gubernamental.

Algunas de las esculturas más famosas del mundo utilizaron mármol en muchos movimientos artísticos importantes que muestran su popularidad eterna. Se ha utilizado para algunas de las estructuras más notables del mundo, desde el Panteón en Roma y el Taj Mahal en Agra hasta el Marble Arch de Londres junto al Monumento a la Paz en Washington DC y Persépolis.

Por esto, el corte de mármol es un proceso con mucha historia y un ejemplo de esto es el uso que le daban los romanos.

Corte de mármol: técnicas avanzadas

Cuando se trata de la antigua arquitectura imperial romana, la mayoría de la gente piensa inmediatamente en estatuas de mármol blanco, columnas y fachadas de edificios. Si bien es cierto que muchos edificios importantes e incluso plazas estaban decoradas con mármol hace dos mil años, con frecuencia no era blanco, sino mármol de colores, como el hermoso Cipollino Verde veteado de verde, que se extraía de canteras a cientos de kilómetros de Roma. Los romanos hacían distintos procesos de corte de mármol para adaptar las piezas de este material a sus diferentes usos.

Debido a que el mármol era muy caro, a menudo el corte de mármol se realizada en losas delgadas como revestimiento sobre piedra menos costosa. Desafortunadamente, nunca se han encontrado restos reales de talleres de mármol de la Era Imperial. Se sabe poco sobre el procesamiento de corte de mármol de la época, pero una nueva investigación arroja luz sobre el tema y los hallazgos son nada menos que notables. Los investigadores acaban de terminar de analizar el revestimiento de mármol de una villa romana que data del siglo II d.C. emplearon un software especial que se utiliza normalmente para el modelado tridimensional de estructuras geológicas y descubrieron que, cuando se trata de desperdicio de materiales, los métodos de producción utilizados por los romanos eran incluso más eficientes que en la actualidad.

Los investigadores examinaron, fotografiaron y midieron 54 losas restauradas de Cipollino Verde, cada una de aproximadamente cuatro pies cuadrados, luego de haber sido sometidas a procesos de corte de mármol y que se habían utilizado para decorar las paredes de la villa. Habiendo encontrado marcas de sierra en una de las losas, los investigadores pudieron determinar que habían sido cortadas con un aserradero accionado por agua. Utilizando reconstrucciones basadas en los patrones de las losas, el equipo de investigación también pudo concluir que las 40 losas habían sido aserradas de un solo bloque de mármol que pesaba aproximadamente cuatro toneladas.